El valor de la Responsabilidad

anillos

Desde principios de año, FORJA Consultores para responder las necesidades de varios clientes, ha realizado un investigación sobre de cómo se viven los valores dentro de las organizaciones. A partir de allí se han generado, conversaciones muy ricas que han trascendido nuestro ambiente de trabajo.

En una conversación con un amigo sobre este tema, él me pregunta:

-Si tuvieras que elegir un solo valor ¿cuál elegirías?

Yo respondí:

-La responsabilidad.

Reconozco que la respuesta la dí precipitada, la dí para salir al paso, sin embargo la pregunta me quedo bailando en la cabeza, cuestión que me llevó a investigar sobre ella.

Etimológicamente responsabilidad viene de “res sponsa”: el cuál es el anillo de compromiso que simboliza la obligación que une al esposo y la esposa a partir del momento del matrimonio. Por otro lado, conseguí que proviene del latín responsum, que es una forma latina del verbo responder, por eso decimos que responsabilidad es la habilidad de responder.

Jorge Yarcé en su libro “El poder de los valores” la define:

“…como la capacidad de responder a las expectativas que se crean a partir de determinados vínculos, sean familiares, laborales,  de amistad, sociales en general, o provenientes de una promesa hecha a sí mismo o a otros.”

Es decir, responsabilidad tiene que ver con el cumplimiento de expectativas que se generan en mí o en otros, incluso tiene que ver con aquellas que son tácitas, que son implícitas, que no son evidentes ni para mí ni para los otros, pero están presentes, son latentes.

Al darme cuenta de lo anterior, no he parado de cuestionar(me) que expectativas tácitas, implícitas y no evidentes tengo yo de mí, de los demás, de mi comunidad, de la sociedad donde hago vida, y que expectativas tienen todos ellos sobre mí. Tal pregunta me ha llevado a darme cuenta que la responsabilidad (como muchos de los valores) los vivo a cada segundo quiera o no, y que la forma como los vivo me trae consecuencias, sean de mi agrado o no.

Esta conclusión me ha abierto una ventana donde veo con mayor nitidez las relaciones que se generan a partir de mis interacciones conmigo, las relaciones con los demás y me ha llevado a plantearme con otra mirada mis obligaciones al cumplimiento de las expectativas.

_________________________________________________

Ser responsable es saber asumir las consecuencas de los propios actos

_________________________________________________

Con mucha humildad declaro que este ejercicio de cuestionamiento ha sido transformador para mí y ha tenido un impacto a corto plazo.

Por eso te invito a que te preguntes ¿qué expectativas tienes y generas contigo, con los demás y con tu comunidad?.

Nos vemos el próximo miércoles.

Pedro Martín Valera de la gente de FORJA Consultores.

Compártelo con otros o guárdalo

{ 6 comentarios… leer a continuación o añadir uno }

cruz septiembre 30, 2009 a las 13:23

Buenas tardes, es muy acertada esta reflexión somos responsables de todos nuestros actos y las consecuencias de ellos. Sin embargo no todas las personas despertamos esa inquietud de preguntarnos lo que esperamos de nosotros mismos y que podemos aportar de ello a nuestro entorno. Es fácil determinar cuando nos sentimos en un ambiente pesado y posiblemente distinto al que nos gusta, sin embargo es dífícil darnos cuenta que probablemente somos los RESPONSABLES DIRECTOS de ese contexto en el que vivimos………………..Solo cuando aprendamos administrar nuestros actos en funcion de mejorar nuestra calidad de vida y la de todo el que nos rodea podremos darle sentido al día a día, a quienes somos y que beneficio genera nuestra presencia en cada lugar donde nos desarrollamos como seres humanos. Eso es lo importante dejar una huella significativa de nosotros mismos en cada persona y en cada lugar…… Gracias en mi uds siempre dejen una gran huella de crecimiento y aprendizaje

Responder

Eduardo septiembre 30, 2009 a las 14:14

Cada día hay meno personas que asumen las consecuencias de sus propios actos. Para otros la sola idea de evadir suena imposible. La vida a cada instante nos presenta la oportunidad de decidir por alguno de estas dos propuestas.

Responder

Doris Oviedo septiembre 30, 2009 a las 14:31

Buenas tardes,
Hace unos años tuve la excelente oportunidad de asistir a una charla sobre Manejo del Estrés, dictada por el Dr. Jan Moller, (Médico Psiquiatra nacido en Noruega, graduado en Alemania con doctorado en Medicina Oriental China y especialización en psicoterapia Gestalt, y con más de 20 años de experiencia como facilitador de talleres y programas gerenciales de desarrollo humano, segun la reseña en http://www.janmoller.com/).
Allí el tema sobre el Valor de la Responsabilidad me fue planteado de una manera que me impactó.
La Responsabilidad fue presentada como la súper herramienta para manejar el estrés.
Y surge de inmediato la pregunta para muchos: ¿Cómo manejo el estrés de una manera efectiva siendo responsable? ¿No implicaba acaso el Valor de la Responsabilidad tener que asumir compromisos , cumplir expectativas propias y ajenas, y todas las menudencias que generan estrés?
El Dr. Moller nos invitó a evaluar nuestras respuestas ante una situación determinada y preguntarnos si actuamos como VÍCTIMAS o como RESPONSABLES ante ella.
Al actuar como víctimas nos vemos a merced de una situación que nos afecta, de la cual no tenemos control y sólo somos arrastrados; buscamos las causas de nuestras fallas afuera, entonces nos autocompadecemos y esperamos la comprensión y compasión de terceros, y por supuesto, nos justificamos si no podemos cumplir, al fin y al cabo, no somos más que víctimas de las circunstancias. (Ejem: Llegamos tarde a causa del tráfico, discutimos con nuestra pareja porque no nos entiende, no tenemos el cargo que merecemos porque nuestro jefe nos odia, etc).
Al actuar como Responsables, decidimos dejar atrás el papel de víctimas. Nos hacemos cargo de nosotros mismos y comenzamos a tomar decisiones.
Entonces, cuando experimentamos una situación escogida o no, en la cual no estamos cómodos, y asumimos el Valor de la Responsabilidad, tenemos libertad de actuar… en realidad, TRES libertades:
1. LIBERTAD DE ADAPTARNOS. (Ok, he decidido adaptarme porque me conviene)
2. LIBERTAD DE CAMBIARLA. (No me adapto, entonces intento cambiar esa situación para superar mi incomodidad)
3. LIBERTAD DE DEJARLA. (No me adapto y, aunque exploré todas las formas posibles tampoco conseguí cambiarla, entonces acudo a mi última libertad, me separo de esa situación.)
Esto requiere un profundo conocimiento de nosotros mismos, nuestras fortalezas y debilidades, y el valor para tomar las decisiones que más nos den felicidad.
Desde entonces es mi valor favorito. Este planteamiento me ayudó a tomar conciencia de cuánto ganamos cuando vivimos con el Valor de la Responsabilidad; ganamos nada menos que LIBERTAD!!!
Así que: Sean Responsables y siempre serán Libres.

Responder

Noemi Garrido octubre 1, 2009 a las 8:48

Totalmente de acuerdo con el planteamiento sobre la responsabilidad. El tomar decisiones asertivas y definir nuestras prioridades es lo que nos permite ser responsables, un valor que cabe destacar se ha perdido con el paso de los años. Hay diferentes tipos de personas, en particular me uno a las que hacen que las cosas pasen y las que entienden que la responsabilidad nos permite ir más allá de lo que nos corresponde y dar lo mejor de nosotros, además las que entienden que nosotros construimos nuestros destinos a través de las decisiones que tomamos y al coraje y la valentía con la que enfrentamos nuestros propios errores.

Responder

alberto octubre 16, 2009 a las 19:16

realmente excelente el COMENTARIO, HAY UN DICHO QUE DICE “LAS EXCUSAS FORTALECEN AL QUE LAS DA, Y DEBILITA AL QUE LAS ACEPTA”, Y REALMENTE ESA ES LA SALIDA QUE TODDOS QUEREMOS DAR CUANDO SE CUESTIONA NUESTRA ACTITUD, DAMOS EXCUSAS, .. PERO NO HAY COMO ACEPTAR CON MADUREZ Y RECONOCER NUESTRA FALLA.

Responder

Luisa enero 15, 2010 a las 12:04

Que bueno todo lo que han dicho aquí. Me han dejado pensando tanto el artículo como los comentarios. ¿Cuantas excusas doy al dia? guaooooo
Luisa desde Peru

Responder

Déjanos tus comentarios

Previous post:

Next post: